Guía de trabajo a distancia
FAQ
← Volver a las preguntas frecuentes

¿Por qué es tan difícil el trabajo remoto?

Los beneficios de trabajar desde casa son evidentes. Por ejemplo, horarios más flexibles, desplazamientos más cortos y un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Sin embargo, el trabajo remoto puede no ser ideal para todos. Aunque muchas personas elogian los beneficios del trabajo remoto, otros pueden considerarlo estresante o difícil de gestionar. Pero, ¿cuáles son algunas de las razones por las que el trabajo remoto es tan difícil?

Para decirlo de manera sencilla, trabajar desde casa puede no ser adecuado para todos. Estas son algunas de las razones por las que el trabajo remoto es sinónimo de problemas para algunos.

Distintas zonas horarias y ubicaciones

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan los trabajadores remotos es colaborar con compañeros que trabajan en diferentes ciudades, franjas horarias e incluso países. Eso puede obstaculizar la cohesión entre los equipos y afectar el progreso del trabajo.

La colaboración exige esfuerzo. Algunas reglas básicas pueden contribuir a garantizar que los equipos estén sintonizados y sean capaces de comunicarse eficazmente con otros compañeros de trabajo.

Soledad y falta de interacción social

Los seres humanos necesitan la interacción social, pero un entorno remoto dificulta que los empleados socialicen con sus compañeros y tengan conversaciones cara a cara. El trabajo a distancia puede suponer un mayor riesgo de soledad. Hay estudios que muestran que el 20 % de los empleados cataloga la soledad como una de las mayores dificultades a las que se enfrentan cuando trabajan de forma remota. 

El hecho de poder interactuar en persona con los compañeros y de aplicar técnicas de comunicación apropiadas permite relajar la mente. Puedes mantener tu salud mental y salvarte del estrés del aislamiento que trae consigo el trabajo remoto.

Distracciones de casa

Una de las razones por las que el trabajo remoto es tan difícil es debido a las interrupciones en el hogar. Aunque muchos creen que trabajar desde casa aumenta la productividad, las distracciones pueden interrumpir el ritmo de trabajo.

Para evitar este problema, es esencial gestionar bien el tiempo y saber distinguir entre el tiempo «en casa» y el tiempo de «trabajo». Ceñirse a un cronograma adecuado también puede mantener la estructura y crear rutina en un entorno que, de otro modo, sería caótico y difícil de gestionar.

Problemas técnicos

Otra dificultad que puede generar el trabajo remoto son los problemas con la tecnología. Las dificultades técnicas son una de las principales razones por las que el trabajo remoto es tan difícil, especialmente durante un período de transición inicial.

Antes de realizar una transición completa al trabajo remoto, asegúrate de resolver y solucionar cualquier problema técnico que pueda surgir. Desde VPN hasta el equipo físico necesario para completar tu trabajo, intenta resolver estos problemas antes de tiempo. Asegúrate de contar con las herramientas y los recursos adecuados para poder adoptar el trabajo remoto sin problemas.

Obtén más información sobre cómo evitar el estrés y el agotamiento al realizar la transición al trabajo remoto.