Guía de gestión de proyectos
FAQ
← Volver a las preguntas frecuentes

¿Qué es un enfoque de gestión de proyectos?

La cantidad —y la complejidad— de los proyectos emprendidos por las organizaciones está aumentando a escala mundial. En su informe de 2017 Crecimiento del empleo y brecha de talento , el Project Management Institute (PMI) pronostica que los empleadores deberán cubrir casi 2,2 millones de nuevos puestos de trabajo orientados a proyectos, cada año hasta 2027. «La economía global se orienta cada vez más a los proyectos, conforme la práctica de la gestión de proyectos se expande dentro de sectores que tradicionalmente estaban menos orientados a proyectos, como la atención médica, las publicaciones y los servicios profesionales», afirma el PMI. Los gestores de proyectos, que cada vez tienen que gestionar más proyectos y cada vez de una complejidad mayor, recurren cada vez más a metodologías de eficacia probada para mantenerse organizados y maximizar la eficiencia del flujo de trabajo. Cada enfoque de gestión de proyectos funciona mejor en ciertos tipos de proyectos. Estos son los más conocidos.

Enfoques tradicionales de gestión de proyectos

Algunos de los enfoques de gestión de proyectos más conocidos se desarrollaron para sectores como la manufactura o la ingeniería, que producen productos físicos como edificios, automóviles u ordenadores. Estos son algunos de ellos:

  • Cascada: El método de cascada, que quizás sea la forma más común de planificar un proyecto, es un enfoque secuencial simple. Cada tarea debe completarse antes de comenzar la siguiente, lo que genera el producto final. Estos esquemas de proyecto se pueden reproducir fácilmente para su uso futuro.
  • Método de la ruta crítica: Parecido a la metodología de cascada, el método de la ruta crítica es un enfoque secuencial que permite a los gestores de proyectos priorizar los recursos, dedicando más esfuerzo e inversión al trabajo más importante y reprogramando las tareas de menor prioridad que pueden estar ralentizando al equipo.
  • Gestión de proyectos por cadena crítica (CCPM, por sus siglas en inglés): Esta metodología se centra en los recursos necesarios para cada tarea del proyecto. Con este enfoque, el gestor de proyectos identifica y asigna recursos para las tareas más cruciales y de alta prioridad, la «cadena crítica», y también crea reservas de tiempo alrededor de estas tareas para garantizar que se cumplan los plazos más importantes del proyecto.

Enfoques de gestión de proyectos Agile

La gestión de proyectos Agile es una metodología colaborativa que comprende ciclos de desarrollo cortos denominados «sprints» que incluyen comentarios a medida que avanza el proyecto, con el fin de alcanzar la flexibilidad y la mejora continuas. La metodología fue desarrollada por 17 personas en 2001 como un enfoque optimizado para el desarrollo de software. (Lee el Manifiesto Agile para el desarrollo de software.) La gestión de proyectos Agile se centra más en la colaboración en equipo en detrimento de las estructuras de liderazgo jerárquicas. Algunos de los enfoques Agile más populares son: