Los 4 valores y los 12 principios de la gestión de proyectos Agile

Al embarcarte en un nuevo proyecto en el trabajo, es importante contar con una estructura si quieres que tu proyecto triunfe. Sin embargo, a veces es difícil saber por dónde empezar. Afortunadamente, existen muchos enfoques de eficacia probada para la gestión de proyectos: se denominan metodologías y muchos se agrupan en diferentes familias al servicio de las organizaciones. 

Las metodologías Agile son algunos de los enfoques más populares para la gestión de proyectos, y si te preguntas por qué, la clave está en el nombre: las metodologías Agile permiten a los gestores de proyectos ser ágiles y flexibles, adaptarse a los desafíos a medida que surgen y orientarse rápidamente hacia la forma más eficaz de trabajar. 

Sin embargo, para emplear la gestión de proyectos Agile de forma óptima dentro de tu organización, es necesario comprenderla en todos sus aspectos. En este artículo, explicaremos qué es Agile, los valores y principios fundamentales de Agile y cómo incorporarlos a tu nuevo proyecto.

¿Qué es la gestión de proyectos Agile?

En primer lugar, ¿qué es la gestión de proyectos Agile? En pocas palabras, es una forma de abordar la gestión de proyectos que utiliza los valores y los principios de Agile para asegurar el éxito de tu proyecto. Agile se basa en 4 valores y 12 principios para guiar a los gestores de proyectos a lo largo de su trabajo. 

Estos valores y principios de Agile se desarrollaron y se recogieron en una carta conocida como el manifiesto Agile, que se escribió en 2001 en una reunión de desarrolladores y programadores. El manifiesto Agile fue creado para encontrar una solución a metodologías y procesos de gestión de proyectos anteriores que eran considerados ineficaces para los proyectos modernos.

El manifiesto Agile contó con 17 firmantes que luego se convertirían en la Alianza Agile. Una vez que se publicó el manifiesto, la Alianza creció hasta llegar a tener más de 72 000 miembros en todo el mundo, que adoptan los valores y los principios de la gestión de proyectos Agile en su trabajo diario. 

Entonces, ¿qué tipo de proyectos pueden gestionarse usando Agile? Aunque en origen se creó específicamente para proyectos de programación, Agile hizo honor a su nombre y pudo adaptarse a muchos proyectos diferentes de distintos sectores. Como es una metodología flexible, Agile permite modificar los objetivos de un proyecto sin afectar el éxito general del mismo. Esta flexibilidad significa que Agile es la solución ideal para equipos a los que les gusta moverse rápido, sin demasiadas limitaciones o plazos. Si tu equipo comunica de manera coherente y le da más importancia a la adaptabilidad que a la estructura, puede que funcionéis muy bien con Agile.

Pero, ¿cuáles son los valores y los principios fundamentales que sostienen la metodología Agile? Exploremos detalladamente cada uno de ellos.

¿Cuáles son los cuatro valores de Agile?

En primer lugar, exploremos los valores Agile:

  1. Los individuos y las interacciones son más importantes que los procesos y las herramientas.
    Se trata de la piedra angular de la gestión de proyectos Agile: favorecer la comunicación y las relaciones interpersonales frente a la aplicación estricta de los procesos. Agile aconseja un enfoque más personalizado para la gestión de proyectos, según el cual los equipos se comunican constantemente, en lugar de depender de actualizaciones programadas menos dinámicas.
  2. Un software funcional es más importante que una documentación exhaustiva.
    A los equipos Agile no les gusta mucho el papeleo. Para gestionar sus datos, informes y actualizaciones de estado prefieren utilizar soluciones de software más flexibles que recurrir a la documentación tradicional.
  3. La colaboración con el cliente es más importante que la negociación de contratos.
    A los equipos Agile les encanta la colaboración, y eso incluye la actualización periódica y la comunicación con los clientes y las partes interesadas para recibir sus opiniones sobre el progreso del proyecto. Los equipos Agile evitan por todos los medios los contratos interminables sujetos a numerosas revisiones.
  4. La adaptación al cambio es más importante que la ejecución de un plan.
    Finalmente, tenemos el valor que mejor caracteriza la gestión Agile de proyectos. Los equipos Agile son reactivos y se desarrollan particularmente cuando deben adaptarse a nuevos entornos y desafíos.

Estos valores están en la base de todos los procesos y las tareas realizadas bajo el paraguas de Agile. Pero, ¿cuáles son los 12 principios que permiten profundizar en aquello que hace que Agile sea una solución tan singular?

¿Cuáles son los 12 principios de Agile?

Tal vez te hayas dado cuenta de que numerosos principios Agile se aplican específicamente al desarrollo de software. Como este era el perfil de muchos miembros de la Alianza Agile original, el desarrollo de software está en la base del manifiesto Agile. Sin embargo, estos principios siguen aplicándose a proyectos de otras áreas y sectores. Veamos cómo:

  1. Nuestra máxima prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software valioso.
    Los equipos Agile dan prioridad a la satisfacción del cliente y a la presentación de resultados a intervalos regulares, en lugar de hacer que el cliente espere hasta el final del proceso para recibir el producto terminado.
  2. Acoger positivamente los cambios de las necesidades, aun cuando sea tarde en el proceso. Los procesos Agile aprovechan el cambio para proporcionar una ventaja competitiva al cliente.
    Los equipos Agile están preparados y son capaces de afrontar los cambios, incluso en el último minuto. Esto les da una ventaja sobre los equipos más tradicionales, que pueden no aceptar el cambio de gestión tan fácilmente.
  3. Entregar frecuentemente un software funcional en ciclos de varias semanas a varios meses, con preferencia por los más cortos.
    Nuevamente, observamos que los equipos Agile tienen como recurso básico una comunicación regular y coherente, en lugar de actualizaciones programadas que pueden estar demasiado espaciadas para responder a las necesidades de los clientes. Los equipos de scrum, que aplican el modelo Agile, dividen su carga de trabajo en períodos de una a cuatro semanas llamados sprints.
  4. Los empresarios y los desarrolladores deben trabajar juntos a diario durante todo el proyecto.
    La colaboración es clave en Agile, no solo entre los miembros del equipo, sino también con las partes interesadas, los desarrolladores, los clientes y otras partes relevantes.
  5. Realizar los proyectos con personas motivadas. Proporciónales el entorno y el apoyo que necesitan, y confía en ellos para alcanzar los objetivos establecidos.
    Los equipos Agile tienen éxito porque se aseguran de estructurar su equipo con las personas adecuadas para el proyecto. Una vez que los miembros de tu equipo disponen del apoyo, la colaboración y las herramientas que necesitan para tener éxito, el resto vendrá solo.
  6. El método más eficiente y efectivo de transmitir información a un equipo de desarrollo y al interior del mismo es la conversación cara a cara.
    Todos podemos afirmar que, en la gestión de proyectos, no hay sustituto para la colaboración en persona. Pero este principio también es aplicable a nuestra «nueva normalidad» de modelos de trabajo híbridos y remotos. Zoom y Teams son una excelente alternativa a las llamadas telefónicas y el correo electrónico, y los equipos también pueden hacer el esfuerzo de reunirse en persona en las etapas clave del proyecto.
  7. Un software funcional es la principal medida de progreso de un proyecto.
    Este principio hace del software el principal producto final, pero su mensaje se mantiene pertinente. Vuestro principal objetivo como equipo debe ser entregar el mejor resultado de calidad posible a los clientes. Si están satisfechos, ese es el mayor indicador del éxito de tu proyecto.
  8. Los procesos Agile promueven el desarrollo sostenible. Los patrocinadores, desarrolladores y usuarios deben ser capaces de mantener indefinidamente un ritmo constante.
    Puede tratarse de una tarea difícil para muchos equipos, que pueden avanzar muy rápidamente al principio para luego entrar en un ritmo más lento durante el resto del proyecto. Los equipos Agile deben garantizar un ritmo de trabajo constante a lo largo de todo el proyecto.
  9. Una atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la agilidad.
    El método Agile no es un enfoque universal de la gestión de proyectos. Cada proyecto nuevo ofrece la oportunidad de innovar y crear algo distinto sin volver a repetir las mismas ideas.
  10. La simplicidad, es decir, el arte de minimizar la cantidad de trabajo inútil, es esencial.
    Los equipos Agile no se complican mucho la vida. Más bien, cumplen con los requisitos, hacen bien su trabajo y pasan al siguiente proyecto.
  11. Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños surgen de equipos autoorganizados.
    Los mejores equipos son los que cuentan con un líder que no tiene miedo de que brillen. La microgestión rara vez hace que un equipo sea mejor o más productivo, y los equipos Agile son excelentes ejemplos de lo contrario.
  12. A intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre la manera de aumentar su efectividad y, después, modifica su comportamiento según las conclusiones a las que hayan llegado.
    La mejora continua es el pilar del método Agile, y las revisiones periódicas del rendimiento del equipo en su conjunto pueden ayudar a romper hábitos inútiles y gestionar mejor los proyectos.

Cómo introducir los valores y principios Agile en tus proyectos

Es posible que estés listo para probar la gestión de proyectos Agile, pero tal vez tengas dudas de cómo aplicar las directrices del manifiesto.

No hay una única manera de aplicar los valores y principios Agile a tus proyectos. El manifiesto Agile es una guía intuitiva de la que tus equipos deben apropiarse. Siempre que te ciñas a las ideas centrales de Agile, puedes adaptarlo a las necesidades de tu proyecto. 

Una forma de garantizar el éxito de un proyecto es utilizar un software de gestión de proyectos compatible con los principios Agile. Una herramienta de gestión del trabajo colaborativo como Wrike puede ayudar a tu equipo Agile a desarrollar con eficacia sus proyectos mediante funciones como:

  • una fuente única de información para informes, modificaciones y comentarios sin papeleo innecesario.
  • @menciones e integraciones de aplicaciones, que permiten centralizar la comunicación para una actualización rápida y homogénea de las informaciones.
  • formularios de solicitud y de admisión personalizables, para que el trabajo se pueda priorizar claramente y puedas aprovechar al máximo cada sprint.
  • plantillas listas para usar para tu equipo, aplicables al trabajo en equipo Agile, la planificación de sprints, los proyectos Kanban y mucho más.

Descubre cómo Wrike puede facilitar el éxito de tu equipo Agile. Empieza tu prueba gratuita de dos semanas ahora.

Comentarios 0

Lo sentimos, este contenido no está disponible debido a tu configuración de privacidad. Para poder ver este contenido, haz clic en el botón "Preferencias de cookies" y acepta las cookies de publicidad.

Preferencias de cookies