Hagamos un ejercicio de memoria: ¿puedes nombrarme a 5 grandes científicos? Y, ¿5 referentes en el mundo de la tecnología? Probablemente a muchos de ellos te los presentaran por primera vez en aquella clase de ciencias en el colegio o los encontraras entre las páginas de tu libro de historia. Lo recuerdas, ¿verdad? Te vienen unos cuantos nombres a la cabeza. 

Ahora bien, ¿cuántos de estos nombres pertenecen a mujeres? La respuesta es, por lo general, bastante triste. 

Y no es que sea culpa de tu mala memoria (si es que has llegado a cuestionártelo en algún momento). Si dedicas 5 minutos a buscar en Google "grandes científicos de la historia" o "referentes de la ciencia y de la tecnología", encontrarás un sinfín de listas donde, con suerte, aparecerá Marie Curie (pionera en el campo de la radioactividad y primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades). Créeme, llevo investigando ya un buen rato.

Es cierto que son varios los factores que han hecho que a día de hoy nos encontremos ante esta situación y no podemos negar, de entre ellos, la gran desigualdad histórica a la que nuestra sociedad se ha enfrentado (y se sigue enfrentando). 

Para que te hagas una idea, en 1910, las mujeres españolas alcanzaban el nivel de alfabetización que alcanzaron los hombres en 1860, significando medio siglo de desfase entre ambos géneros. Y es que, sin tener acceso a los mismos recursos educativos y siendo la familia su principal (y para muchas, única) ocupación, es muy difícil despuntar en la ciencia del mismo modo. 

Es por ello que en el año 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra el 11 de febrero. Una forma de evidenciar la importancia de visibilizar el papel que la mujer ha tenido y tiene en la ciencia, de combatir la desigualdad y los estereotipos de género que crean limitaciones y afectan muy tempranamente a nuestras generaciones más jóvenes. 

Ellas son las mujeres en STEM.

¿Qué son las mujeres en STEM?

Las mujeres en STEM son todas aquellas mujeres que se dedican a carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM es el acrónimo en inglés de Science, Technology, Engineering and Mathematics). 

Y quizás te preguntes: ¿por qué las mujeres en la ciencia y la tecnología tienen hasta su propio día en el que se les da un especial reconocimiento a nivel internacional? El motivo es simple (y desalentador): porque son una alarmante minoría. 

Según el Ministerio de Educación de España, solo uno de cada cuatro matriculados en ingenierías es mujer, y si echamos un vistazo a los matriculados en carreras STEM, encontraríamos que ellas solo representan un 31,4%, según datos del Instituto de la Mujer. Y, lamentablemente, a pesar de los avances en igualdad que tímidamente hemos empezado a ver en nuestra sociedad, parece que la tendencia es más bien negativa, según lo discutido en un debate organizado por la Fundación Gadea por la Ciencia: cada vez hay menos mujeres en las carreras STEM por la expansión de los estereotipos de género en las redes.

Pero, ¿a qué edad se arraigan los estereotipos de género?

Si consultamos los resultados de un estudio realizado por la organización Inspiring the Future, los estereotipos de género se desarrollan a una edad muy temprana, entre los 5 y los 7 años. Esta organización lanzó en 2016 la campaña Redraw the balance, la cual nos muestra de forma muy ilustrativa la realidad que se vive en la mayoría de nuestras aulas escolares. 

El experimento era sencillo, los niños de una clase de primaria de un colegio británico tenían que dibujar a un cirujano, un bombero y un piloto de combate (recordemos que en inglés no hay un género específico asociado a estas palabras). De los 66 dibujos que las profesoras recogen, solo en 5 aparecen mujeres. 

Otro estudio realizado por las universidades de Nueva York, Illinois y Princeton, publicado en la revista Science, nos ilustra de una forma parecida el mismo caso: hasta los 5 años, tanto los niños como las niñas se consideran brillantes independientemente del género pero, a partir de los 6 años, las niñas tienden a evitar participar en juegos si les dicen que son para personas muy inteligentes.

Es por ello que, como comenta Marta Pérez Dorao, presidenta de la Fundación Inspiring Girls España, es necesario trabajar proactivamente para que nuestra sociedad sea inclusiva y permita, desde la infancia y en el entorno educativo, que niños y niñas puedan desarrollar su potencial sin barreras.

Ahora bien, ¿qué puedes hacer tú, como individuo, para impulsar el cambio? De entre todas las opciones posibles, hay algunas que son factor común en todos los discursos relacionados con el tema: dar visibilidad a más referentes de mujeres en la ciencia y la tecnología. Dar visibilidad a las mujeres en STEM.

Para ello, hemos decidido crear nuestra propia lista de mujeres en la ciencia y la tecnología; grandes científicas, ingenieras y matemáticas para inspirar a las más pequeñas porque, sin referentes, es muy difícil combatir unos estereotipos que intentan continuamente trazar tu camino y delimitar tus opciones cuando eres libre y capaz de dedicarte a lo que quieras, independientemente de tu género.

Mujeres en la ciencia y la tecnología

En España, son muchas las mujeres que han despuntado en la historia por sus logros, pero hoy os hablaremos de estas 10. Ellas son mujeres en la ciencia y la tecnología, mujeres en STEM que inspirarán a las próximas generaciones:

  1. María Josefa Wonenburger (La Coruña, 1927-2014). Licenciada en Matemáticas en 1950, recibió una beca Fullbright en 1953 para realizar un doctorado en Yale. Doctora honoris causa por la Universidad de La Coruña, María desarrolló sus trabajos de investigación en Estados Unidos y Canadá y sus aportaciones giran en torno a la teoría de grupos y al álgebra de Lie. En 2007, la Unidad de Mujer y Ciencia de la Xunta de Galicia creó el Premio María Josefa Wonenburger Planells para dar reconocimiento a las mujeres gallegas con trayectorias notables en el ámbito de la ciencia y la tecnología.
  2. Margarita Salas Falgueras (Asturias, 1938). Bioquímica licenciada en Ciencias Químicas y discípula de Severo Ochoa, con quien trabajó en Estados Unidos. Actualmente forma parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y trabaja en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid. Margarita es, además, inventora de la patente más rentable de España y fue nombrada Investigadora europea en 1999 por la Unesco, entre los diferentes premios con los que Margarita ha sido galardonada se encuentra el Premio Rey Jaime I de Investigación (1994), Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal (1999), el Premio Internacional de Ciencia e Investigación de la Fundación Cristóbal Gabarrón (2004), y el Premio de la Excelencia Química por el Consejo General de Colegios Oficiales de Químicos de España (2014).
  3. María Begoña Vila Costas (Vigo, 1963). Astrofísica especializada en el estudio de las galaxias espirales. Condecorada por la NASA con la medalla "Exceptional Public Achievement" y galardonada con el premio Wonenburger, Begoña es una de las responsables de la invención del telescopio espacial James Webb y está al mando de un equipo compuesto por más de mil personas.
  4. María Blasco (Alicante, 1965). Científica española directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), uno de las instituciones científicas españolas con mayor reconocimiento a nivel internacional. María está especializada en los telómeros y la telomerasa, y ha recibido numerosos premios y reconocimientos entre los que destacan el Premio Young Cancer Researcher Award de la Asociación Europea de Investigación contra el Cáncer (2002), el Premio Rey Jaime I a la Investigación Básica (2007) y el Premio Especial a la Excelencia a la divulgación científica de Mujeres a Seguir (2016).
  5. Paloma Domingo, astrofísica, doctora en Informática y presidenta de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Paloma fue también profesora con una amplia experiencia en el ámbito de la innovación, transferencia de tecnología y creación de empresas de base tecnológica, vigilancia y prospectiva tecnológica.
  6. Elena García Armada (Santander, 1971) ingeniera industrial, doctora en Robótica y líder del grupo del CSIC que ha creado el primer exoesqueleto biónico del mundo para niños con atrofia muscular espinal. Elena es también fundadora de Marsi Bionics, empresa que se dedica a la creación de exoesqueletos pediátricos, y ha recibido diferentes reconocimientos como la Medalla de Oro de Madrid (2018), el Premio Mujeres a Seguir (2017) o el Premio CEPYME al Mejor proyecto emprendedor (2015).
  7. Rosa María Menéndez (Asturias, 1956) Primera mujer en la historia que ha presidido el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Rosa se licenció en Química orgánica en la Universidad de Oviedo, doctorándose en la misma universidad. Entre sus premios y reconocimientos se encuentra el Premio Vital Álvarez Buylla concedido por la UNESCO y el Ayuntamiento de Mieres (2007), el Premio DuPont de la Ciencia (2009) y el Premio Talento Experto (2016).
  8. Mara Dierssen Sotos (Santander, 1961). Investigadora puntera en la neurobiología del síndrome de Down a nivel mundial, profesora universitaria y divulgadora científica española. Mara es autora del libro El cerebro artístico: La creatividad desde la neurociencia y ha recibido diferentes premios, entre ellos el Premio Jaime Blanco Fundación Síndrome de Down de Madrid (2000 y 2010), el II Premio Laura Iglesias de divulgación científica (2008) y el Best Ideas Award (2016).
  9. Montse Calleja (Ourense, 1973). Investigadora científica española miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de Microelectrónica de Madrid. Montse fue galardonada con el premio Miguel Catalán 2012 para investigadores menores de 40 años y el Premio MAS 2018 en Ciencia. Ha presentado 7 patentes y publicado 53 artículos, dos de ellos en Nature Nanotechnology. Montse también lidera el proyecto NANOFORCELLS, que se dedica al estudio de las propiedades mecánicas de las células y su relación con el cáncer.
  10. Carmen Pérez Díe (Madrid, 1953). Arqueóloga, conservadora e investigadora considerada la voz española de la arqueología en Egipto. Carmen trabaja para el Museo Nacional de Arqueología de España como Conservadora Jefa del Departamento de Antigüedades Egipcias y del Oriente Próximo. Entre sus múltiples reconocimientos se encuentra la Medalla de Oro del Supreme Council of Antiquities de Equipto en 2010 y el Premio Nacional de la Sociedad Geográfica Española en 2009. Además, a ella le debemos más de 100 publicaciones sobre Egiptología y Museología y es miembro de varios comités y asociaciones como el Comité International pour L'Egyptologie y la Asociación Española de Egiptología.

No puedes soñar con algo que ni si quiera sabes que existe

Los niños observan, admiran y aprenden de la gente que tienen a su alrededor, de los personajes de sus cuentos favoritos y de los héroes y heroínas de las películas que ven una y otra vez. 

Si pasan sus primeros años en el colegio aprendiendo sobre grandes inventores, ilustres escritores y brillantes científicos, es necesario que tanto las niñas como los niños puedan sentirse identificados para que ambos sueñen con llegar a ser lo que quieran. Policías, astronautas, médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, matemáticos y matemáticas, ingenieros e ingenieras... tu género no delimita tu futuro

Dar visibilidad a las mujeres en la ciencia y la tecnología es responsabilidad de todos.

Y tú, ¿qué querías ser de mayor?

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más