Habilidades más importantes de un buen jefe: la gestión de proyectos

Un estudio reciente reveló un dato alarmante: el 57 % de los empleados ha abandonado un trabajo por culpa de su jefe.

¿¿Perdón?? Como jefe, te horrorizaría formar parte de esta estadística. Quieres mejorar en tu trabajo y liderar a tu equipo de manera más eficaz.

Pero, ¿cómo? ¿Cruzando los dedos? ¿Cerrando los ojos y golpeando los talones? ¿Durmiendo con algunos libros sobre liderazgo bajo la almohada y esperando absorber los conocimientos como por arte de magia?

Sí, bueno, podrías probar estas opciones, aunque no te garantizamos ningún resultado. Sin embargo, como en cualquier otro puesto, para mejorar las artes del liderazgo es necesario perfeccionar las habilidades adecuadas.

En este artículo, recogemos algunas de las habilidades más importantes de un buen jefe, e insistiremos en la importancia de la gestión de proyectos.

¿Cuáles son las habilidades más importantes de un buen jefe?

Para ser un líder de primera, hay muchas habilidades de gestión fundamentales en las que tendrás que basarte, y muchas de ellas dependerán de factores como tu empresa, tu sector e incluso tu equipo.

La buena noticia es que es sorprendentemente sencillo averiguar en qué áreas de mejora debes centrarte. Basta con preguntarle a tu equipo. Sí, es tu trabajo ofrecer retroalimentación a los que dependen directamente de ti, pero es igual de importante que ellos te den a ti la suya.

De hecho, el 80 % de los encuestados afirmó que sus jefes tienen una carencia significativa que todo el mundo reconoce y de la que se habla de manera encubierta, pero que no se trata directamente con ellos. Pues bien, esa información es de gran valor y podrías usarla para mejorar tus dotes de liderazgo.

Pero si al menos quieres empezar por lo básico, hay algunas habilidades sociales que todos los jefes de éxito comparten. He aquí cinco de las más comunes.

1. Comunicación

Los jefes son el vínculo entre la visión global de la empresa y sus propios equipos. Esto significa que necesitan comunicar de forma eficaz para eliminar la confusión y asegurar la coordinación.

Trabajar en una comunicación verbal y escrita que sea frecuente, directa y concisa ayudará a distinguir a un líder, especialmente cuando una encuesta ha revelado que el 91 % de los empleados afirma que sus jefes carecen de habilidades de comunicación.

2. Toma de decisiones

Los equipos buscan orientación en sus líderes de forma natural. Confían en que tomen decisiones informadas sobre prioridades, desafíos y próximos pasos.

La capacidad de decisión no es algo natural para todos nosotros, pero es una habilidad que vale la pena perfeccionar si quieres mejorar tus dotes de gestión.

3. Delegación

Como jefe, eres quien está a cargo en última instancia. Pero todos podemos estar de acuerdo en que no hay nada más frustrante que un jefe que ejerce un control total y se niega a soltar las riendas de vez en cuando.

Desgraciadamente, el 59 % de los empleados dice haber trabajado para un microjefe en algún momento de su carrera. Y, lo que es peor, esa supervisión constante tuvo un impacto negativo en su trabajo. El 68 % de los que han sido microdirigidos dice que les minó la moral, y el 55 %, que dificultó su productividad.

Por este motivo, los jefes de éxito deben saber delegar. Deben proporcionar el contexto, los recursos y el apoyo necesarios, pero luego deben quitarse de en medio para que sus equipos puedan hacer su trabajo de manera óptima.

4. Resolución de problemas

Este es uno de los mayores desafíos de ser un jefe: no puedes quedarte al margen y esperar que otra persona resuelva los problemas de tu equipo. Es literalmente tu trabajo resolver conflictos y ayudar a tu equipo a superar los obstáculos.

Demostrar que estás dispuesto a intervenir y a orientar cuando el camino se vuelve pedregoso refuerza el hecho de que estás al mando del equipo y, como resultado, aumenta la confianza y la moral.

5. Gestión de proyectos

Sabías que no acabaríamos la lista sin mencionar el desarrollo de habilidades de gestión de proyectos. Cuando los jefes son los que llevan la carga, es innegable la importancia de que sepan liderar con confianza los proyectos desde su inicio hasta su finalización.

¿Por qué la gestión de proyectos es una de las habilidades más importantes?

Sabemos que podemos parecer poco imparciales en cuanto a la importancia de la gestión de proyectos. Pero he aquí algunas razones por las que la gestión de proyectos es una de las habilidades más importantes de un buen líder. Ahondemos en el tema.

1. Los jefes deben llevar el timón

Incluso si no intervienen en cada uno de los proyectos, los jefes siguen siendo los que tienen que liderar al equipo y asegurarse de que las expectativas (incluyendo plazos y presupuestos de los proyectos) se estén cumpliendo.

Además, no todos los proyectos evolucionan según lo planeado. Por lo tanto, cuando las cosas se descarrilan, los jefes deberán intervenir en una variedad de proyectos para ayudar a sortear cualquier obstáculo o conflicto, sin importar lo implicados que estén en ese proyecto en concreto.

Por último, el responsable del equipo es quien supervisa la capacidad y se asegura de que los proyectos y las solicitudes hagan un uso productivo del tiempo del equipo que lo acerque a los objetivos de toda la empresa.

¡Vaya! Es bastante trabajo, ¿eh? Pues todo ese liderazgo y esas decisiones a tomar resultan mucho más complejos si se carece de habilidades de gestión de proyectos.

2. Los jefes deben equilibrar las prioridades de todo el equipo

Por mucho que quisieras poder decir que «sí» a todo, hay mucha gente en tu equipo y el día tiene muchas horas. Es el jefe el que decide qué proyectos y tareas merecen un lugar en lo más alto de la lista.

¿Debería el equipo abordar una actualización del proceso de incorporación o mejor trabajar en la renovación del programa de prestaciones? ¿Qué debería ser lo primero?

A menudo, puede parecer que tienes prioridades contrapuestas y que tienes que hacer malabarismos con muchos proyectos, objetivos y plazos a la vez. La experiencia en gestión de proyectos te ayudará a identificar eficazmente elementos como los objetivos y el alcance del proyecto, y después priorizarlos y programarlos en consonancia con el equipo.

3. Los jefes deben supervisar los recursos de manera eficaz

El equipo está muy concentrado en un proyecto urgente cuando recibes una solicitud inesperada de otro departamento. ¿Deberías darle cabida? ¿O mantener a tus empleados enfocados en la tarea que tienen entre manos?

Estas son decisiones que los responsables deben tomar todos los días, y las habilidades de gestión de proyectos pueden ayudarles a ser conscientes de sus recursos (pensar en cosas como presupuesto, tiempo y capacidad del equipo) y a administrarlos apropiadamente.

Quien mucho abarca, poco aprieta, y si no pensamos en esas limitaciones de recursos, podemos dispersar demasiado al equipo. Y este continuo estado de agobio puede hacer que la moral se derrumbe rápidamente.

Según un informe de la Society of Human Resource Management, el 38 % de las personas se siente abrumado por la cantidad de trabajo que tiene que completar en su tiempo de trabajo.

Comprender los recursos no solo permite ser más realista con respecto a la carga de trabajo del equipo y no estresarles, sino que también ayuda a planificar con mayor precisión calendarios de proyectos y a gestionar las expectativas de otras partes interesadas.

4. Los jefes deben hacer un seguimiento del progreso hacia los objetivos

¿Quieres que tu equipo complete los proyectos para poder quitarlos de la lista? ¿O quieres un equipo que haga un trabajo que realmente haga destacar a tu empresa?

Obviamente, la segunda opción, ¿no? Ahí es donde entra en juego la experiencia en la gestión de proyectos.

Los jefes con conocimientos de gestión de proyectos pueden aportar de manera eficiente una dirección estratégica al definir claramente una meta o visión (que debería subrayarse en la reunión inicial y en el plan de proyecto) y después realizar un seguimiento frecuente del progreso del equipo hacia esa meta acordada.

Para ello, pueden utilizar una variedad de sistemas (como KPIs, OKRs o SMART goals). Pero, independientemente del marco o la técnica de fijación de objetivos específicos, hay algo que no cambia: deben saber cómo supervisar el progreso y corregir el curso cuando sea necesario, y para ello, las habilidades de gestión de proyectos les serán de utilidad.

Mejora tus capacidades de gestión de proyectos y dirige sin miedo a tu equipo

Sabemos que quieres ser un jefe eficiente que ayude a su equipo a alcanzar sus objetivos, mantener una cultura positiva y conservar a los mejores talentos en lugar de hacerlos salir disparados por la puerta.

Necesitarás muchas habilidades para que esto suceda, pero creemos que la gestión de proyectos merece una atención especial. ¿Por qué? He aquí algunos motivos:

  • Las habilidades de gestión de proyectos contribuyen al liderazgo.
  • Las habilidades de gestión de proyectos ayudan a equilibrar las prioridades.
  • Las habilidades de gestión de proyectos ayudan a supervisar los recursos.
  • Las habilidades de gestión de proyectos ayudan a hacer un seguimiento del progreso hacia los objetivos.

De modo que, si debes empezar por algún lugar, concéntrate en perfeccionar tus habilidades de gestión de proyectos como líder. Prometemos que os llevarán a ti, ¡y a todo tu equipo!, muy lejos.

¿Listo para llegar más lejos en la gestión de proyectos de tu equipo? Inicia tu prueba gratuita de Wrike.

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más