Cómo mejorar tus habilidades de liderazgo como gestor de proyectos

Como gestor de proyectos, un día de trabajo típico implica hacer malabarismos con un montón de tareas. Supervisar diferentes cronologías e hitos. Resolver problemas y abordar de manera proactiva los obstáculos.

Estas logísticas son importantes, pero también sabes que una exitosa gestión de proyectos consiste en mucho más que en coordinar estos detalles. Para hacer tu trabajo (y hacerlo bien), también debes saber cómo liderar a las personas con eficacia.

Tanto si tienes un título de liderazgo formal como si no, llevar a cabo un proyecto implica ser capaz de motivar, animar y apoyar a los diferentes miembros de tu equipo.

No siempre es fácil (de hecho, rara vez lo es). Aquí es donde entra Wrike. Vamos a desglosar algunos consejos imprescindibles que te ayudarán a descubrir cómo mejorar tus habilidades de liderazgo como gestor de proyectos para que puedas demostrarle a tu equipo que eres un líder fiable y que quieres ayudarles a ellos (¡y al proyecto!) a tener éxito. 

Cómo mejorar tus habilidades de liderazgo (y bordar el proyecto): 5 consejos a aplicar

En primer lugar, ¿qué son las habilidades de liderazgo? Encontrarás por ahí un millón de diferentes definiciones. A nosotros nos gusta pensar que son las competencias en las que confiarás para juntar y movilizar a las personas en torno a un objetivo compartido (como ese objetivo de proyecto, por ejemplo). Esto significa que las habilidades de liderazgo cubren una amplia gama que va desde la comunicación y la resolución de problemas hasta la empatía y la fiabilidad. 

Pero tener habilidades de liderazgo eficaces no es algo que simplemente aparece de un día a otro. Mejorar tus habilidades de liderazgo requiere un esfuerzo consciente. 

Entonces, ¿cómo podemos hacer para que esto suceda? A continuación presentamos 5 formas diferentes para mejorar tus habilidades de liderazgo y conseguir que el proyecto cruce exitoso la línea de meta. 

1. Haz un esfuerzo extra para entender a tu equipo

Para guiar bien a tu equipo a lo largo de todo el proyecto, tienes que empezar entendiendo a cada uno de los miembros de tu equipo. No, esto no significa que solamente tengas que saber qué café le gusta o cuál es su sitio preferido de comida para llevar. Debes sumergirte y comprender los detalles realmente importantes sobre cómo prefieren trabajar y comunicarse.

¿Por dónde empezar? Las personas que poseen unas sólidas habilidades de gestión y liderazgo comprenden lo siguiente sobre cada uno de los miembros de su equipo:

  • Fortalezas: ¿en qué áreas destacan?
  • Debilidades: ¿contra qué áreas luchan?
  • Motivadores: ¿qué les inspira y les mantiene centrados?
  • Reconocimiento preferido: ¿cómo les gusta ser recompensados y reconocidos?

No existe un método de liderazgo válido para todos. Cada miembro de tu equipo es único. Por ejemplo, los empleados responden de manera diferente a los distintos incentivos y motivaciones en el trabajo: desde el desarrollo profesional hasta la asignación de tareas y proyectos más desafiantes.

Disponer de la información anterior bajo la manga te permitirá confeccionar el estilo de comunicación y el enfoque de liderazgo que mejor le vaya a tu equipo. 

Esto no solo te ayudará a mejorar tus habilidades de liderazgo, sino que también te llevará a conseguir un equipo más feliz y con mayor rendimiento. Una investigación de Gallup muestra que las personas que utilizan sus fortalezas todos los días tienen seis veces más probabilidades de estar comprometidas con el trabajo. Sin embargo, solo el 34% de los responsables puede nombrar con seguridad las fortalezas de sus informes directos.

Ponlo en práctica

Para mejorar tus habilidades de liderazgo se debe empezar por mejorar tus habilidades de comunicación de liderazgo. 

Empieza manteniendo conversaciones individuales de manera regular con los miembros de tu equipo de proyecto. Si aún no tienes programadas estas conversaciones recurrentes, prográmalas en el calendario para que tengas una oportunidad rutinaria de conectar sobre sus ambiciones, fortalezas y retos. 

También pueden resultar útil hacer una test de personalidad de todo el equipo, como el de Myers-Briggs o StrengthsFinder, y así obtener una mejor comprensión de lo que emociona a tu equipo. Esas informaciones no solo serán útiles para ti, sino también para todos los miembros de tu equipo, ya que continuarán colaborando entre sí. 

2. Da contexto a los objetivos del proyecto

Nada frustra más a un equipo de proyecto que sentir que son simplemente un eslabón de la cadena. Producen en serie un proyecto tras otro sin tener una comprensión real de la importancia del trabajo que se está haciendo. 

Por desgracia, este es un problema común. Según un estudio de Harvard Business Review, un apabullante 95% de los empleados admite que no entienden realmente cuál es la estrategia de su empresa.

Como líder del proyecto, tu trabajo es armar a tu equipo con los detalles y el contexto que necesitan para ver el bosque entero y no solo los árboles. Hacer esto no solo les ofrece una mejor comprensión del objetivo general del proyecto, sino que también les da un sentido mayor del propósito. 

Ese sentimiento de satisfacción es importante para la moral y la motivación. De hecho, 9 de cada 10 personas informan que estarían dispuestos a ganar menos dinero si eso implicara poder hacer un trabajo que tuviera mayor relevancia. 

Ponlo en práctica

Cuando te preguntes cómo mejorar tus habilidades de liderazgo en un proyecto determinado, la reunión de inicio es un estupendo momento para empezar. 

Durante esta conversación inicial, tienes que estar preparado para dar una explicación exhaustiva, no solo de lo que es el proyecto en sí, sino también del impacto que se pretende tener. ¿Cómo está conectado este proyecto con los objetivos de la organización generales?

No pienses que solo tienes que hacer esto una vez. Deberías volver a hacer referencia a esos objetivos mayores a medida que el proyecto va avanzando, para que la meta final esté siempre presente en la mente de los miembros de tu equipo y continúe motivándoles.

Esto habla de la importancia de una plataforma de gestión de trabajo colaborativo (como Wrike) que incremente la transparencia y facilite que todos los miembros del equipo comprendan cómo encajan sus aportaciones individuales en el contexto general. 

3. Solicita comentarios activamente

Imagina que tu equipo acaba de cerrar un proyecto grande. ¿Y ahora qué? Como la mayoría de los equipos de proyecto, inmediatamente pasas al siguiente proyecto de la fila.

Esa ambición es admirable, pero no te deja mucho tiempo ni a ti ni a tu equipo para entrar en el proceso e identificar lo que está funcionando bien y lo que no.

Por eso, las personas con buenas habilidades de liderazgo (tanto si están en una posición formal de poder como si no) entienden la importancia de solicitar comentarios activamente. Estos líderes reconocen que los miembros de sus equipos son los que están en el campo de batalla con el proyecto, por lo que tienen la mejor percepción sobre cómo se pueden cambiar o mejorar las cosas.

Tiene sentido, ¿verdad? Pues todavía el 34% de los empleados de todo el mundo piensa que su empresa no escucha realmente sus sugerencias sobre cómo hacer mejor las cosas en el trabajo. Como consecuencia, son muchas las personas que han dejado de hablar. Casi la mitad de los encuestados en un informe Quantum Workplace admiten que no dicen lo que piensan en el trabajo. 

Ponlo en práctica

Cualquier persona deseosa por saber cómo mejorar las habilidades de liderazgo en el trabajo tiene que comprender el valor de una política participativa que permita que los miembros del equipo de proyecto compartan sus comentarios y críticas constructivas. 

Pero más allá de estar a disposición para los miembros del equipo, tienes que animar activamente esta predisposición a compartir opiniones e ideas. Dedícale tiempo al comienzo del proyecto y organiza reuniones para que tú y todo tu grupo podáis reflexionar y aportar ideas juntos.

Así todos dispondrán del espacio que necesitan para expresar sus opiniones sobre cómo puede ir mejor el próximo proyecto sin tener la sensación de que esto pueda suponer una molestia o un retraso en el cronograma. 

4. Confía en los miembros del equipo

Eres la persona que ejecuta el programa y se preocupa de todos los detalles del proyecto. Es un papel importante, pero también corres el riesgo más fácilmente de microgestionar a todo tu equipo.

Te advertimos que esa es la principal queja de los empleados sobre sus líderes. Un 69% de los empleados ha considerado seriamente cambiar de trabajo porque sus jefes los microgestionaban.

Por esa razón, una de las mejores habilidades de liderazgo que puedes tener es reconocer cuándo es el momento de dar un paso atrás y retirarte del camino de tu equipo. Tu trabajo es proveer al equipo con la información y el contexto que necesitan para después dejarles que trabajen lo mejor posible.

Es cierto que es algo que no llega de una manera tan natural cuando eres tú quien tiene la tarea de mantener todo en orden. 

Ponlo en práctica

Conocer las fortalezas de tu equipo (¿te acuerdas del consejo anterior?) te será muy útil para tranquilizarte y aceptar que no tienes que estar comprobando todo constantemente.

También debes fijar comprobaciones programadas con regularidad (tanto individuales como con todo el equipo) para que estés al tanto del progreso del proyecto sin tener que ir constantemente a los escritorios o aparecer en las bandejas de entrada. Durante estas reuniones, asegúrate de formular preguntas sobre el progreso de las cosas en lugar de emitir órdenes o críticas constantemente.

Por último, este es otro momento en el que una plataforma de gestión de trabajo colaborativo puede ser beneficiosa. A ti te proporciona una mayor visibilidad y le impulsa la responsabilidad al equipo sin tener que estar microgestionando nada. Puedes comprobarlo tú mismo empezando con una prueba gratuita de Wrike

5. Predica con el ejemplo

Cuando se trata de responder a la clásica pregunta sobre cómo mejorar tus habilidades de liderazgo, podemos reducirlo a nuestra respuesta más simple: predica con el ejemplo.

Es probable que tu equipo y tú tengáis algunas reglas básicas establecidas para garantizar que los proyectos transcurran sin problemas, desde tener la comunicación centralizada hasta respetar siempre las fechas de entrega. Sin embargo, no puedes esperar que los demás sigan esas indicaciones si tú mismo no lo haces.

Básicamente porque no hay nada peor que un "Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago". Por esa razón, este último consejo es el comportamiento para mejorar el liderazgo más importante de todos. 

Ponlo en práctica

Este consejo es fácil en la teoría, pero mucho más difícil en la práctica. Debes mantenerte en el mismo estándar y actuar de la manera que quieres que se comporten los miembros de tu equipo. Y no hay excepciones para ti como gestor de proyectos.

Como parte de tu tarea de solicitar comentarios, anima a tu equipo de proyecto a que también te avisen si alguna vez ven que te contradices o desobedeces una directriz. Esto te ayudará a captar cualquier error que de otra manera habrías perdido. 

Buen liderazgo, buen proyecto

Ser un gestor de proyectos eficaz no consiste solo en coordinar los detalles. También tienes que saber cómo gestionar y motivar a las personas que forman parte del equipo del proyecto. Esto requiere ciertas habilidades de liderazgo eficaces.

Si eres un gestor de proyectos que está intentando averiguar cómo mejorar tu calidad de liderazgo, las cinco tácticas anteriores pueden ayudarte a ganar la confianza y el respeto de tu equipo. Para recapitular, puedes mejorar tus habilidades de liderazgo:

  • Conociendo los detalles sobre cómo trabajan y se comunican los miembros de tu equipo
  • Proporcionando contexto sobre los objetivos del proyecto
  • Solicitando activamente opiniones a los miembros del equipo sobre cómo mejorar tus habilidades de liderazgo
  • Confiando en que los miembros de tu equipo saben hacer bien su trabajo (sin microgestión)
  • Predicando con el ejemplo en todas tus responsabilidades e interacciones

Haz todo esto y progresarás al ser visto como un líder y no solo como el ejecutor del papel del proyecto. 

¿Estás buscando una herramienta que respalde grandes proyectos e, incluso, mejores líderes? Prueba Wrike hoy mismo

Mejora aún más tus habilidades de liderazgo con estas lecturas relacionadas: 

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más