La clave para la automatización perfecta son las personas imperfectas

En junio de 1982, un robot se inclinó ante el presidente de General Motors, Roger B. Smith, y después ante el Dr. Seiuemon Inaba, presidente de Fujitsu Fanuc Ltd. Tras estas cortesías, el robot avanzó y cortó con delicadeza la cinta para inaugurar la compañía GMFanuc Robotics Corporation en Troy, Michigan.  

A principios de los años 80, los fabricantes de coches japoneses estaban minando la cuota de mercado del 48% de GM y la empresa necesitaba una transformación. Esta compañía era una empresa conjunta entre GM y Fujitsu Fanuc con el fin de crear la empresa de robótica más grande del mundo, que iba a suministrar más de 1000 robots a una nueva planta de GM en Hamtramck, Michigan. Formó parte de una iniciativa de 90 mil millones de dólares estadounidenses liderada por Smith a lo largo de una década para revitalizar GM.

Smith dictó una orden: “reindustrialización”. Concibió una "fábrica de luces apagadas" totalmente automatizada donde apenas se necesitaran personas para supervisar las legiones de robots. La planta de Hamtramck fue una fábrica del futuro. Smith la llamó “la planta automovilística más moderna del mundo.”

La clave para la automatización perfecta son las personas imperfectas 2

Ascenso (y caída) de las máquinas

En 1984, cuando comenzó su actividad, la fábrica en cuyo folleto de ventas se leía "El paso hacia el futuro", empezó a autodestruirse. En su libro, “Comeback,” Paul Ingrassia y Joseph White explican:

“Cuando la línea de montaje de Hamtramck intentó aumentar la velocidad, la plataforma móvil guiada por ordenador perdió el rumbo. Los robots con pintura en aerosol empezaron a rociarse entre sí en lugar de a los coches, lo que provocó que GM tuviera que llevar estos coches por toda la ciudad hasta una planta de 57 años de Cadillac para volver a pintarlos. Cuando una enorme máquina de soldadura "robogate" controlada por ordenador aplastaba la carrocería de un coche o una máquina de soldadura se paraba en seco, se detenía toda la línea de Hamtramck. Los trabajadores no podían hacer nada más que quedarse de pie por allí y esperar mientras los responsables llamaban a los técnicos del contratista de los robots".

A lo largo de la década de los 80, la cuota de mercado de GM cayó hasta situarse en un 30%. En 1986,  F. Alan Smith, exdirector financiero de GM, bromeó sobre la idea de que GM debería haber invertido directamente el dinero en comprar a sus 2 competidores principales. “Por 34.700 millones, según las recientes tasaciones de mercado, GM podría haber adquirido Toyota y Nissan. Esto casi hubiera duplicado la cuota de mercado mundial de GM, aumentando así nuestra penetración a más del 40% de todo el mundo".

¿Qué salió mal?

Testigos, tanto de dentro como de fuera de la empresa, culparon a la velocidad con la que se implementó la automatización. “Lo único que hicieron fue introducir robots en el antiguo e ineficiente sistema… GM se jugó todo el sistema de producción de Hamtramck bajo la proposición de que la automatización vanguardista funcionaría de manera instantánea”, escribieron Ingrassia y White en “Comeback".

La automatización no sustituye al proceso

La automatización es un magnificador, no una solución. No importa lo sofisticada que sea la implementación, no compensará los procesos inexistentes o mal definidos. De hecho, introducir la automatización en procesos ineficaces en realidad puede provocar más problemas de los que resuelve.

La mejor automatización se construye sobre procesos sólidos. No obstante, ¿cómo puedes asegurarte de que tus procesos están a la altura? Visibilidad y consistencia.

Visibilidad

Se debe trazar el flujo de trabajo completo hasta el último detalle. Todos los implicados deben comprender cómo contribuye cada parte al conjunto. Solo viéndolo todo dispuesto podrás detectar y resolver ineficiencias u obstáculos. Puede ser un trabajo laborioso, pero recuerda que los resultados de procesos erróneos no se eliminan con la automatización, se amplifican.

Consistencia

El expresidente de Ford, Phil Benton, lo explicó así: “La consistencia de la fabricación debe venir antes que la automatización”. La capacidad de producir resultados consistentes es un sello distintivo de las organizaciones y los equipos de alto rendimiento. Cuando se establece la visibilidad, los equipos son capaces de perfeccionar y mejorar sus procesos para producir resultados consistentes y procesos repetibles.

Con estos dos elementos clave en marcha, los procesos internos deberían estar listos para que los equipos empiecen a identificar áreas donde la automatización podría tener un impacto.

La clave para la automatización perfecta son las personas imperfectas 4

Los humanos son una pieza crucial de la ecuación

GM intentó introducir la automatización en todas las partes de sus procesos, independientemente de cuál fuera el proceso. Los fabricantes de automóviles japoneses lo enfocaron de una manera más calculada. Primero consolidaron y perfeccionaron cada proceso, y si el proceso podía beneficiarse de la automatización, entonces le diseñaban y construían la automatización.

“Pensaba que éramos bastante más expertos en la automatización”, explica un exejecutivo de Chrysler,  “hasta que atravesé las puertas de una planta de Toyota en Japón para hacer una visita y vi lo bien que se adaptan los productos a sus procesos”.  

Incluso hoy en día, hay muchas partes de la línea de producción de Toyota que tienen muy poca automatización, ya que algunas tareas son mejor ejecutadas por los humanos.

Al evaluar la causa de algunos fallos recientes de automatización en una planta de Tesla, un analista de Bernstein dijo: “La automatización no puede lidiar con la complejidad, las inconsistencias, la variación y las ‘cosas que salen mal’ con las que los humanos sí pueden".

Los seres humanos han dominado la inteligencia adaptativa, la capacidad para adaptarse a las situaciones que cambian rápidamente. La vida es compleja y transformativa. La capacidad para hacer frente a cambios imprevistos es un mecanismo de supervivencia que se ha forjado en nuestro ADN durante miles de años. A medida que se manifiestan nuevos desafíos, los seres humanos todavía juegan con ventaja cuando se trata de surgir con nuevas soluciones y contraataques.

Esto no es solo a nivel mental. También somos capaces de movernos y adaptar nuestros cuerpos según sea necesario. Aunque hay algunos sistemas automatizados que están equipados con sensores ambientales, todavía están muy por detrás de los sistemas biológicos. Nuestro sentido del tacto y nuestra conciencia sobre dónde estamos en relación con nuestro entorno son realmente extraordinarios.

Por ejemplo, un óptico llamado Achim Leistener es capaz de hacer esferas perfectas mejor que ninguna máquina debido a su “tacto atómico”. Las tiendas sin empleados Amazon Go tienen problemas cuando las personas se mueven demasiado rápido o mueven los artículos por allí.

Entonces, ¿qué deberíamos automatizar? Las tareas repetitivas y rutinarias están preparadas para la automatización. Automatizar este tipo de tareas libera a los humanos para que se dediquen a trabajos de mayor valor, mayor impacto y, básicamente, más enriquecedor.

“Los humanos deben producir bienes manualmente y hacer el proceso lo más sencillo posible. Luego, cuando el proceso se simplifica por completo, las máquinas pueden quedarse al cargo”, afirma Mitsuru Kawai, director de fabricación global de Toyota.

Incluso cuando la automatización funciona bien, los humanos siguen siendo necesarios para auditar el retorno de la inversión de la implementación y actualizar los sistemas a medida que cambian las necesidades o evolucionan las soluciones.

La automatización es el futuro, pero no como piensas

El potencial de la automatización no se puede exagerar. Efectivamente, transformará la forma en que trabajamos, pero no es una varita mágica que hará todo nuestro trabajo. En lugar de eso, piensa en ella como un potente conjunto de herramientas que, como cualquier otra herramienta, tenemos que aprender a usar adecuadamente para obtener los mejores resultados.

  • A nivel individual, tendremos que separar nuestro trabajo de nuestras tareas. Va a cambiar la propia naturaleza de las funciones e, incluso, de las carreras. Es posible que tengamos que renunciar a grandes partes de nuestro trabajo y centrarnos en diferentes partes de los problemas que producen un mayor impacto.
  • A nivel organizativo, tendremos que consolidar nuestros procesos, realizar auditorías periódicas para garantizar el retorno de la inversión y hacer los cambios necesarios. También tendremos que identificar las áreas donde la automatización puede tener el mayor impacto en lugar de intentar automatizar a ciegas todo lo posible.

Nosotros creemos que la automatización nos liberará del trabajo repetitivo y de poco valor, y nos abrirá las puertas de un futuro lleno de desafíos gratificantes, no de tareas tediosas. Hay empresas destacadas que ya están utilizando la automatización para conseguir más con menos.

Wrike brinda a las organizaciones una visibilidad sin precedentes de cómo sus equipos gestionan el trabajo y hacen las cosas, lo que permite a las empresas entregar resultados consistentes y desarrollar la excelencia operativa. Nosotros también hemos estado creando potentes herramientas de automatización y funcionalidades que están permitiendo a las organizaciones trabajar de manera más eficaz y obtener mejoresresultados.

¿Qué es lo mejor? Que acabamos de empezar.

¿Quieres aprender cómo puede tu organización empezar a implementar la automatización hoy? Descarga nuestro nuevo ebook para ver maneras específicas en que líderes de la industria como Airbnb, BMIND, Unbounce y Esurance emplean Wrike para automatizar su trabajo, aumentar su producción y conseguir más.

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más