Dime si has escuchado esto antes: un desarrollador frustrado está harto de que su jefe tome las decisiones equivocadas y de centrarse en cosas sin sentido. Siempre están rondando, haciendo preguntas como: “¿A qué hora crees que estará esto?” Básicamente, no entienden el proceso de desarrollo y, en resumen, molestan. 

Si eres el gestor de proyectos asignado a un equipo de desarrollo y no tienes mucha experiencia en tecnología, quizá te preguntes cómo puedes evitar convertirte en ese PM de pesadilla. ¿Cómo puedes llevar un proyecto de desarrollo al éxito sin perder a tu equipo?

Lo bueno es que, en cierta manera, dirigir a un equipo de desarrolladores es como hacerlo con cualquier otro equipo. No es necesario tener nociones de codificación para entender la manera en la que los miembros del equipo hacen su trabajo. Es decir, conocer los aspectos técnicos de programación no es tan importantes como el saber cuáles son los obstáculos a los que tienen que hacer frente, sus herramientas preferidas y las prácticas recomendadas. Conoce las señales de alarma que indican que algo va a salir mal, crea un buen entorno de trabajo y haz todo lo posible para liderar a tu equipo.

Los gestores de proyectos saben que los equipos de desarrollo tienen necesidades y dificultades específicas. Estos seis consejos te ayudarán a gestionar y motivar a tu equipo de desarrolladores. 

No les trates como máquinas de codificar

El desarrollo de software es un trabajo creativo, tu equipo necesita tiempo para pensar, solucionar problemas y hallar soluciones innovadoras. Así que dales espacio y no midas su rendimiento por la cantidad de líneas de código que escriben al día. ¿Se cumplen los plazos de entrega? ¿Cuántos errores se generan, encuentran y solucionan? ¿Qué piensa el equipo sobre su rendimiento? Busca el equilibrio entre calidad, cantidad y la habilidad para colaborar. 

Fíjate en qué les motiva

Muchos desarrolladores se sienten motivados por las dificultades que plantea la solución de problemas interesantes. Por eso, muchos de ellos se sienten satisfechos trabajando durante su tiempo libre en proyectos de software libre que atraen su curiosidad o están relacionados con alguno de sus intereses personales. Si consigues que se involucren personalmente en el problema en cuestión, se comprometerán y estarán motivados para sacar lo mejor de ellos mismos. 

No temas plantear preguntas

No puedes (y no debes) fingir que sabes todo lo que hace tu equipo y, además, probablemente sus miembros usen terminología con la que no estés familiarizado. Si un miembro del equipo dice algo que no entiendes, no dudes en detener la reunión y pedirle que te lo explique. Coge lápiz y papel, y apunta lo que sea si crees que eso te ayudará a asegurarte de que tanto tu equipo como tú contéis con la misma información. 

Dales lo que necesiten...

Básicamente, proporciona requisitos completos e información precisa. Contar con unos requisitos adecuados es fundamental para ofrecer un software de calidad, así que habla con tanta gente como te sea posible para definir la funcionalidad y la usabilidad. Pregunta "por qué" para descubrir los verdaderos problemas y necesidades que el proyecto pretende solucionar. Sin esta información, es muy fácil que los desarrolladores acaben teniendo que adivinar y producir algo que no tiene nada que ver con lo esperado. 

Los desarrolladores también necesitan información precisa. Por eso, en lugar de decir que algo tiene que ir más rápido, concreta y di algo como: "Necesitamos que esto se cargue en menos de un segundo". Utiliza números siempre que sea posible para proporcionar expectativas claras. 

...y evita darles lo que no necesitan

Reuniones inútiles, políticas de oficina, trámites burocráticos: minimiza sus distracciones, haz tú mismo la mayor parte de estas tareas y deja que tu equipo se centre en su trabajo. Abstente de proponer plazos y fechas de envío irreales y arbitrarias.

Conoce la utilidad de tu propia función

Puede que no conozcas los entresijos del desarrollo de software, pero aportas información valiosa a las ideas de tu cliente y sabes lo que quiere en última instancia. Ayuda a traducir los objetivos del cliente dividiendo un proyecto grande en tareas concretas. Explica el trabajo que realizan los desarrolladores (así como los errores, los obstáculos y las oportunidades que surgirán) para que los clientes lo entiendan. 

Las mismas reglas se aplican también para los desarrolladores, igual que para otros tipos de equipos: no los microgestiones, escucha y proporciona información regularmente, da instrucciones concretas y define las funciones, las responsabilidades y las prioridades con claridad. 

Conviértete en el punto de unión entre los desarrolladores y los directivos

Mientras tu equipo de desarrollo está ocupado creando productos, detectando errores e incorporando información en JIRA, como PM, tienes que realizar el seguimiento de los recursos y el progreso del proyecto en Wrike. La sincronización bidireccional entre Wrike y JIRA permite a los directivos y a las partes interesadas realizar el seguimiento del estado del trabajo, ajustar las prioridades y enviar información a los desarrolladores a través de Wrike, mientras que los desarrolladores pueden responder a dichas solicitudes sin salir de JIRA. Inicia una prueba gratuita de Wrike Enterprise para ver las funciones con tu propio equipo de desarrollo. 

Fuentes: Gigster.com, TechCrunch.com, CIO.com y Foredecker

Comentarios 0