Ser tan reactivo no solo es agotador, es difícil mantener las nuevas prioridades, y mucho más difícil aún saber en qué debes centrarte cuando tienes una docena de iniciativas, todas ellas fundamentales. ¿Cómo se escoge la combinación adecuada de proyectos que tendrá mayor repercusión en el éxito de la empresa? 

Sigue estos pasos para dar prioridad a tus campañas de marketing y decidir a qué proyectos debe dedicar la atención y los recursos el equipo.

Separa las tareas pendientes concretas de las ideas y los proyectos probables

Con el fin de obtener una lista factible de campañas e iniciativas que priorizar, primero tienes que definir tu centro de atención. Pasa los proyectos probables y las ideas vagamente definidas a otra lista o carpeta de la herramienta de gestión del trabajo para no perderlas. De este modo no te agobiarán ni tus prioridades actuales quedarán ocultas. 

Conoce claramente cuáles son tus objetivos

Saber exactamente lo que quieres conseguir es fundamental para comprender qué proyectos te ayudarán a llegar a la meta. En lugar de reaccionar a las campañas de la competencia o seguir las mismas estrategias en las que has confiado durante años, echa un vistazo a los objetivos y los resultados clave trimestrales, así como a los objetivos estratégicos de la empresa. ¿Qué campañas te ayudarán a conseguirlos? Acaba con los proyectos que no estén directamente relacionados con los objetivos o posponlos.

Conoce el concepto de retorno de la inversión

¿Qué tipo de ingreso generará el proyecto para la empresa? ¿Qué costes tiene? ¿Qué recursos en cuestión de dedicación de tiempo para los miembros del equipo creativo, el equipamiento, etc. se necesitan? ¿Qué otros proyectos hay que posponer para cumplir con el plazo de entrega? ¿Qué riesgos tiene? Si los hay. Tienes que conocer las exigencias actuales de tiempo del equipo y recursos de la empresa para tomar decisiones inteligentes acerca de qué campañas hay que priorizar con el fin de que el equipo no se estrese ni se agobie, y para que pueda dar lo mejor se sí mismo en el trabajo.

Utiliza métricas y datos para apoyar la toma de decisiones

Puedes "puntuar" los proyectos en función de diferentes criterios: público objetivo, horas previstas, efecto esperado en la empresa, etc. A continuación, puedes utilizar dichos valores para calcular una puntuación de prioridad para cada proyecto. Cuantos más puntos, mayor prioridad.

Por ejemplo, una campaña destinada al cliente ideal A, con un plazo de entrega de tres semanas, que requiere 15 horas de trabajo tendrá una mayor puntuación y, por lo tanto, una prioridad más alta que un proyecto destinado al cliente B, que se lanza en seis semanas y requiere solo seis horas de trabajo. 

Puedes encontrar un ejemplo de sistema de puntuación de marketing aquí.

Establece un límite de tiempo

Una vez que dispones de toda la información pertinente, es fácil que te pongas a debatir, inspeccionar y evaluar hasta acabar paralizado por un exceso de análisis. En lugar de ello, utiliza un temporizador y da a tu equipo 20 minutos para que tome una decisión sobre la importancia del proyecto. Te verás obligado a analizar solamente los datos clave y tomar una decisión concreta sobre el grado de prioridad de la campaña en cuestión y cómo esta favorece a la consecución de los objetivos de la organización. 

Haz que el equipo respete las principales prioridades

Al combinar estas estrategias de priorización de campañas con una herramienta de gestión de la colaboración y el trabajo como Wrike, podrás identificar iniciativas de marketing que profundizan en tu estrategia comercial, conseguir que el equipo colabore eficazmente en los proyectos más importantes y analizar la repercusión de cada campaña en los resultados finales. Inicia una prueba gratuita de dos semanas de Wrike ya, sin necesidad de descargar ni instalar. 

Más consejos y recursos de marketing

Fuentes: ContentMarketingInstitute.com y Labs.OpenViewPartners.com

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más