¿Siguen siendo relevantes las cuatro P del marketing?

Bienvenido a la guía del profesional del marketing moderno sobre las cuatro P del marketing. Te contamos la historia de las cuatro P del marketing, por qué son importantes y en qué consisten hoy en día. Y, lo más importante, te enseñaremos cómo aplicarlas de manera efectiva con herramientas avanzadas como el software de gestión de proyectos. ¡Comencemos!

Marketing mix: un concepto revolucionario

Antes de explicar en profundidad las cuatro P del marketing, debemos hablar sobre el marketing mix. No solo tiene una historia interesante en el mundo de los negocios, sino que también brinda algunos beneficios muy deseables. Y una vez que estableces tu estrategia de promoción, el marketing mix es prácticamente imparable. Sigue leyendo para obtener más información sobre el marketing mix y su relación con las cuatro P del marketing.

¿Cuándo se inventó el marketing mix?

Aunque existen muchas teorías y conceptos cuyos creadores han quedado olvidados en la historia, el concepto de marketing mix suele atribuirse al profesor E. Jerome McCarthy, pero algunas fuentes señalan que fue Neil Borden quien en origen acuñó el término. Nos centraremos en el primero.

McCarthy fue un profesor estadounidense y autor de libros de texto que muchas universidades de renombre siguen pidiendo en la actualidad. Publicó el concepto por primera vez en 1960. Y como entonces no estaba extendida la idea de una plantilla de marketing universal y estandarizada, el marketing mix se convirtió rápidamente en un pilar para los profesionales de los negocios de todo el país.

De hecho, la idea de la teoría del marketing aún era tan nueva que tanto su concepto como la creación misma cambiaron la historia de este sector para siempre.

¿Qué es el marketing mix?

El marketing mix es un modelo universal para la promoción de productos que se puede aplicar a cualquier industria. La visión de cuatro puntos de McCarthy establece que la promoción, el producto, el precio y el punto de venta son piezas iguales de un gran círculo de marketing continuo.

En aquel momento, este método de organización ayudó a los profesionales del marketing y los desarrolladores de productos a colaborar, establecer objetivos claros y supervisar los avances de forma constante. Desde entonces, esta teoría se ha ido actualizando para satisfacer las necesidades de nuestro mundo moderno y estar en sintonía con los avances tecnológicos, pero eso lo veremos más adelante en este artículo.

¿Por qué es importante el marketing mix?

Además de revolucionar el sector, el marketing mix ofrece muchos beneficios:

  • El marketing mix atrae a nuevos clientes potenciales. Es posible centrarse en áreas concretas para impulsar el reconocimiento de marca y llegar a grupos específicos. 
  • El marketing mix persuade a los clientes potenciales existentes. Brinda la posibilidad de probar diferentes combinaciones para ver a cuál responden mejor los clientes potenciales captados.
  • El marketing mix facilita una comunicación más efectiva. Es fácil entenderse cuando todos captan el plan de acción de un solo vistazo.
  • El marketing mix define roles y responsabilidades para cada nuevo proyecto. Cada sección tiene sus propios desafíos únicos, pero como están claramente definidos, es fácil asignar las personas adecuadas a las tareas correctas.
  • El marketing mix ayuda a los responsables de la toma de decisiones a asignar recursos y establecer los próximos pasos. Algunas áreas requieren un poco más de impulso que otras en función de los objetivos. 
  • El marketing mix ilustra el concepto general de un negocio, algo fundamental para tareas como el desarrollo futuro de productos, la evaluación del progreso y la formación de equipos. 

¿Qué es la promoción y por qué es importante en el marketing mix?

Tu marketing mix puede ser el mejor del mundo, pero si nadie lo sabe, es inútil para las ventas. Si bien la promoción es un componente esencial de cualquier marketing mix, también se la considera un proyecto independiente. De hecho, te puede interesar combinar una mezcla de promoción con tu marketing mix.

¿Qué tiene que ver el marketing mix con las cuatro P del marketing?

El aspecto confuso del marketing mix frente a las cuatro P del marketing es que, dependiendo de con quién se hable, algunos profesionales los usan indistintamente y otros no. Lo cierto es que el marketing mix y las cuatro P del marketing son dos entidades diferentes pero relacionadas.

El marketing mix consiste en poner el producto correcto delante de las personas idóneas, en el lugar adecuado y en el momento oportuno. Las cuatro P del marketing tienen una definición similar, pero representan una aplicación práctica y pueden usarse como un método para llevar a cabo el marketing mix. Simplificando mucho, si el marketing mix es el paraguas, las cuatro P del marketing quedan debajo de este.

Ahora que sabemos todo sobre el marketing mix y en qué se diferencia de las cuatro P del marketing, pasemos a nuestro tema principal.

Las cuatro «P» del marketing: todo lo que hay que saber

También tenemos que agradecer a E. Jerome McCarthy el que haya inventado las cuatro P del marketing junto al marketing mix. El modelo actual de clasificación del marketing crea un sistema tangible para que los profesionales de los negocios colaboren, aumenten las ventas y alcancen sus objetivos de una manera más realista.

¿Por qué se inventaron las cuatro P del marketing?

Son útiles principalmente para traducir una idea general en distintos pasos a seguir. Cuando es posible clasificar los diferentes sectores del marketing, resulta más fácil generar nuevas ideas, establecer parámetros realistas y alcanzar objetivos de manera oportuna.

Hay que recordar que, en aquel momento, no había otro modelo detallado en el que los profesionales del marketing pudieran basarse. A menudo se les dejaba actuar por su cuenta, comenzando desde cero con cada producto nuevo. Gracias a las cuatro P del marketing, los profesionales pudieron finalmente identificar, organizar y ejecutar las numerosas acciones necesarias para llevar a cabo una campaña exitosa.

¿Qué son exactamente las cuatro P del marketing?

Como mencionamos más arriba, las cuatro P del marketing incluyen:

  1. Producto: se refiere a aquello por lo que quieres que te paguen tus clientes, ya sea un servicio o un producto real (tanto físico como digital). Un producto exitoso es el que brinda a tu público algo que quiere o que necesita. Una vez que tu producto principal se ha posicionado, puedes incluso usar las cuatro «P» del marketing para lanzar actualizaciones, funciones y opciones nuevas.
  2. Precio: lo que cobras por tu producto determina todos los aspectos financieros de tu negocio. Los márgenes de beneficio, el posicionamiento y la relación oferta/demanda se incluyen en esta categoría. El precio también marcará tu toma de decisiones en relación con las dos siguientes «P».
  3. Promoción: para promover tu producto al precio elegido, hace falta tener suficientes puntos de contacto de calidad con el público. Estos puntos de contacto convencerán al público para que descubran tu marca, conozcan mejor tu producto y, en última instancia, tomen la decisión de comprarlo. La promoción es, con mucho, la categoría más amplia y se ha vuelto aún más compleja gracias a herramientas como las redes sociales.
  4. Punto de venta: una vez que sepas qué estás vendiendo, por cuánto lo estás vendiendo y cómo harás correr la voz, debes averiguar dónde pasa el tiempo tu público. Esto es pertinente tanto online como offline.

Algunas formas de usar las cuatro P del marketing

Las cuatro P del marketing tienen muchas y magníficas aplicaciones tanto en conjunto como cuando se las divide en componentes individuales. Además de para centrarse en funciones de marketing, mejorar el trabajo en equipo y lograr que todos estén en sintonía, las cuatro P del marketing sirven para abordar tanto tareas muy específicas como otras más globales. A continuación, algunos ejemplos sobre las cuatro P del marketing que ilustran esta idea.

Ejemplos de las cuatro P del marketing

  • Problema: Tu negocio ofrece servicios de alta calidad, pero eres nuevo en el área y tienes que elaborar tu lista de clientes.

    Solución: Céntrate en la promoción y evalúa dónde puedes mejorar en el futuro. Echa también un vistazo a tus precios, tal vez tu nueva competencia ofrezca mejor valor por las mismas tarifas.
  • Problema: Tu empresa no tiene problemas para atraer clientes, pero la mayoría no se queda a largo plazo. 

    Solución: Tu promoción y tu precio deben estar funcionando. Revisa de nuevo tu producto para ver si puedes actualizarlo u ofrecer más complementos. Tal vez incluso quieras considerar hacer publicidad en áreas en las que tus clientes actuales suelen moverse, para ayudarlos a recordar tu marca.
  • Problema: Tu marca se encuentra en un espacio muy competitivo y parece que no puede diferenciarse de los demás. 

    Solución: Compara tu producto con los que lo rodean, luego promociónalo para que tus clientes comprendan qué hace que tu marca sea realmente única. 
  • Problema: Tus clientes están entusiasmados con tu tienda, pero tienen que hacer lo imposible para llegar a ella. 

    Solución: Encuentra formas de promocionar tus productos en internet, colabora con otras empresas que se encuentre en las ubicaciones principales de tu mercado objetivo, y piensa en cómo hacer que tu precio sea tan competitivo que les encante hacer un esfuerzo adicional (o varios).  
  • Problema: Los residentes de la localidad saben quién eres, qué haces y dónde encontrarte, pero la mayoría de ellos se van con los competidores con precios más bajos que los tuyos. 

    Solución: En este caso, puede ser mejor reevaluar todas tus «P» de marketing para ver dónde puedes ahorrar o hacer ajustes de manera realista para compensar la pérdida. Luego, utiliza el modelo para crear un plan de acción que te haga avanzar.

Como puedes ver, las cuatro P del marketing se han empleado no solo para el marketing, sino para casi todas las principales prácticas comerciales. Y con el tiempo, esta teoría ha crecido y se ha expandido junto con la tecnología moderna. A continuación, explicamos el estado actual de las cuatro P y cómo puedes usar estas actualizaciones para impulsar cualquier producto principal o estrategia de servicios.

¿Cómo son hoy las cuatro P del marketing?

Decir que muchas cosas han cambiado desde los años 60 sería quedarse corto. Pero en el mundo del marketing (y en general) se están produciendo muchos avances interesantes que repercuten en nuestra forma de vender productos, promover servicios y relacionarnos con las nuevas generaciones de clientes. Esta teoría ha resistido la prueba del tiempo gracias a las transformaciones de las que hablaremos a continuación.

¿Qué tienen hoy de diferente las cuatro P del marketing?

La respuesta corta es que hemos añadido tres P completamente nuevas a las cuatro P originales del marketing. La respuesta larga es que los profesionales del marketing de hoy tienen acceso a un sinnúmero de informes, encuestas y estadísticas acerca de los consumidores, lo que les brinda una gran cantidad de información sobre la psicología y los hábitos de su público objetivo. Asimismo, los profesionales del marketing ahora tienen a su disposición más herramientas de las que incluso el propio McCarthy podría haber soñado cuando acuñó las cuatro P originales. Por no hablar de la transformación que ha experimentado el concepto de marca en los últimos 60 años o más. 

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta:

¿Por qué las cuatro P del marketing se convirtieron en las siete P del marketing?

Al echar la vista atrás, la mayoría de los profesionales del marketing coinciden en que el cambio era inevitable. Aunque ciertamente todavía podemos usar las cuatro P del marketing en nuestra estrategia moderna, estas ya no abarcan todas las complejidades de la actividad empresarial en la actualidad.

Además de tener nuevas herramientas y recursos, ahora estamos completamente inmersos en las secuelas de la globalización. Empresas que operaban en comercios pequeños ahora pueden llegar a clientes en países que nunca han pisado.

El aumento de la accesibilidad a internet también ha facilitado que los profesionales compartan herramientas educativas, contraten y trabajen con empleados de todo el mundo y se comparen con un grupo aún más amplio de competidores.

Si sumamos todo, resulta fácil entender por qué elegimos añadir estos nuevos elementos a nuestra teoría del marketing favorita.

¿Cuáles son las tres nuevas P del marketing?

A continuación explicamos lo que los mejores profesionales del marketing del mundo han incorporado al concepto original de comprobada eficacia, a la luz de estos increíbles cambios:

  1. Personas: las personas que forman el equipo de marketing importan bastante, especialmente ahora que las habilidades como el análisis de datos y las redes sociales son un requisito básico en todos los sectores. Contratar a las personas idóneas sigue siendo importante. Y también tu capacidad para facilitar la colaboración entre ellos, en particular si trabajas en remoto con empleados situados en diferentes zonas horarias.
  2. Proceso: las cuatro P originales nos ayudaron a entender qué hacer, pero ahora nos estamos volviendo más exigentes respecto a cómo hacerlo. Los sistemas automatizados son más que una simple palabra de moda; constituyen un pilar para las actividades diarias de marketing, especialmente si tenemos en cuenta el alto nivel de la mayoría de las campañas hoy en día, en comparación con los inicios de la profesión.
  3. Pruebas físicas: esta es quizás una de las incorporaciones más recientes a la familia. El concepto de «ver para creer» se ha distorsionado a consecuencia de la tecnología avanzada de edición de fotos, la atractiva presentación del producto y el desarrollo de la marca uniforme tanto online como offline, ya que todo esto puede manipularse para alterar la percepción del consumidor respecto del producto o servicio (especialmente cuando se trata de comercio electrónico digital). Esta es la razón por la cual las pruebas físicas son tan importantes: los clientes deben saber que se llevarán algo que puedan tocar, sentir o ver por sí mismos.

Hoy en día, no hay consenso entre los expertos sobre si las siete P del marketing son suficientes, ya que algunos profesionales del sector llegan a proponer alternativas o a añadir más elementos. Pero, en su mayor parte, todas las P aquí presentadas abarcan lo que el profesional del marketing moderno considera como aceptable en términos generales, y pueden ayudar a facilitar mejores prácticas comerciales ahora y en el futuro inmediato.

Entonces, hoy en día, ¿siguen siendo útiles las cuatro P del marketing?

La respuesta es: no. Y también: sí. En seguida lo explicamos.

¿Por qué, según los expertos, no son útiles?

La actual estrategia basada en el consumidor es verdaderamente complicada. Las cuatro P del marketing no pueden englobar todo lo que los profesionales del marketing necesitan saber para tomar decisiones informadas. Y el modelo original proponía que las cuatro P eran un ciclo, mientras que los profesionales del marketing modernos ven el proceso como un flujo que va adaptándose a la nueva información.

¿Por qué, según los expertos, sí son útiles?

La cuatro «P» del marketing no solo tienen importancia por su valor histórico; también se siguen utilizando en la actualidad. Las incorporaciones han permitido a este modelo entrar en el siglo XXI, pero en general, las «P» originales aún se mantienen firmes. La percepción que tenemos del modelo puede cambiar debido a la evolución de la tecnología y la forma de hacer negocios de los equipos contemporáneos. Pero, al fin y al cabo, las cuatro P del marketing todavía hoy brindan la misma orientación, los mismos puntos de contacto y los mismos fundamentos que en 1960. Mientras las veamos desde el prisma de las herramientas y los recursos que ahora tenemos a nuestra disposición, sigue siendo un método viable para el marketing.

Ambas perspectivas son excelentes. Las fortalezas que nos encantan de las cuatro P del marketing originales y las debilidades señaladas anteriormente se pueden gestionar si se dispone de las herramientas adecuadas para el trabajo. Esto es especialmente importante al reflexionar sobre cómo decidirás incorporar tres nuevos elementos a todo el conjunto.

Cómo cohesionar las siete P del marketing

Se trata de gestionar muchas piezas móviles. Aquí explicamos cómo hacerlo.

¿Por qué las siete P deben estar cohesionadas?

Puedes estar o no de acuerdo con los profesionales del marketing que piensan que las primeras cuatro P están desactualizadas, pero lo cierto es que los segmentos originales proporcionan la base para las tres P restantes. Por ejemplo, ¿qué sentido tiene tener a las mejores personas en tu equipo si no tienes tu producto diseñado? En las noticias han aparecido muchos ejemplos de enormes campañas de marketing que fracasaron cuando las primeras cuatro «P» quedaron fuera de la ecuación (la más famosa inspiró dos documentales de gran repercusión mediática).

¿Por qué la alineación es tan compleja?

Ya sea para cambiar el sistema original o comenzar desde cero, gestionar tantas «P» es realmente complejo. A veces, incluso pueden competir por los recursos o interponerse en los avances del otro. Y con todas las nuevas tareas que conllevan, también se necesitan equipos más grandes y mejores prácticas de gestión a fin de ejecutarlas todas simultáneamente.

¿Cómo afectan las estructuras empresariales modernas a la alineación?

Esto es lo que los profesionales del marketing de hoy tienen que explorar y gestionar cuando cohesionan las siete P del marketing:

  • Equipos en remoto: distintas zonas horarias y obstáculos culturales convierten la realización del trabajo en todo un desafío. 
  • Prioridades competitivas: gracias a factores como el análisis de newsletter por correo electrónico y los recursos compartidos en las redes sociales, la retroalimentación sobre el marketing a menudo es instantánea. Si bien esto significa que los profesionales del marketing pueden adaptarse a medida que avanzan, también les obliga a cambiar de marcha en cuanto ven que algo no funciona.
  • El público demanda inmediatez: los clientes esperan que el departamento de marketing supervise y responda a sus comentarios a través de múltiples canales y a la mayor brevedad, lo que a menudo puede presionar a los equipos y desviar su atención de los proyectos prioritarios. 
  • Un ritmo más rápido en los negocios: hoy día, la sociedad en su conjunto es más productiva que nunca. Pero eso asimismo significa que tus competidores también lo son. Rivalizar con miles de competidores es un gran desafío, ya que producen campañas de manera masiva y a diario.
  • Partes móviles infinitas: para simplemente crear, editar y poner en marcha tu calendario de contenidos de marketing se necesitan muchas horas. Y esa es solo una faceta del trabajo dentro de la estructura de las siete «P».
  • Expectativas del consumidor cada vez más altas: cualquier persona con un teléfono inteligente puede descargar una aplicación para pedir comida a domicilio, seleccionar un programa de televisión de una lista de recomendaciones generada por IA, e incluso contratar a alguien para que pasee a su perro; todo ello, en cuestión de minutos. Ahora albergan esas mismas expectativas respecto a ti y tu producto porque se han acostumbrado a sus otras experiencias diarias, muy prácticas y simplificadas.
  • Problemas de comunicación: tenemos casi demasiadas formas de hablar entre nosotros. Mensajes de texto, mensajes instantáneos, correos electrónicos, llamadas, tuits, chat de vídeo: todas estas cosas facilitan la comunicación, pero la información importante a menudo puede perderse en el camino, sobre todo cuando trabajas con varias personas en torno a varias «P» del marketing.

¿Qué herramientas permiten alinear las siete P del marketing?

La buena noticia es que posiblemente ya las tienes. Por encima de todo lo demás, la mejor manera de alinear las siete «P» del marketing y mantener bajo control los desafíos de las estructuras empresariales modernas es utilizar un software de gestión de proyectos (como el que ofrece Wrike). No solo te ayudará a gestionar todas esas partes móviles, sino que también te permitirá centralizar la comunicación, acceder a paneles con actualizaciones de proyectos a primera vista y proporcionar un sistema que todo tu equipo pueda seguir. Así como ninguna gran estrategia de marketing está completa sin las siete «P» del marketing, ninguna ejecución exitosa de las siete «P» del marketing estaría completa sin un poco de ayuda del software de gestión de proyectos.

Ahora que sabes por qué las cuatro P del marketing siguen siendo útiles, ¡es hora de aplicar lo que has aprendido a tu propia estrategia de marketing!

Recuerda: alinear los componentes antiguos y los nuevos de la potente fórmula del marketing es esencial para lograr el éxito. Descubre ya Wrike y comienza hoy mismo a organizar las siete «P» del marketing.

Comentarios 0

¡Ups! Este contenido no se puede mostrar si no aceptas las cookies.

Infórmate más