Hay algo que, sin duda, absorbe lentamente la vida y la motivación de la plantilla de los trabajadores. Y, no, no se trata precisamente de que el café que tomas en la sala de descanso esté flojo. Entonces, ¿cuál es la epidemia misteriosa que está mermando la productividad y la moral de tu equipo? La respuesta es una falta de compromiso. Una plantilla de trabajadores no comprometidos genera, literalmente, un coste significativo. Gallup considera que los empleados no comprometidos de forma activa suponen un coste a los Estados Unidos de 605.000 millones de dólares cada año. Además, para ir más lejos, las empresas con bajos niveles de compromiso obtienen un promedio de dos veces y media menos ingresos que aquella competencia que dispone de trabajadores muy comprometidos. Sin embargo, a pesar de todo lo dicho anteriormente, muchos directivos empresariales aún no hacen tanto hincapié en fomentar el compromiso de los empleados como deberían. “Lamentablemente, solo el 33 % de los empleados de los Estados Unidos están comprometidos", explica Nick Sanchez, director de personal en Namely. "Esto significa que, si no trabajas de forma proactiva en fomentar el compromiso de los empleados, la empresa podría correr riesgos".

Por qué es importante el compromiso de los empleados

¿Por qué es tan importante el compromiso de los empleados? Resulta que puede repercutir significativamente tanto en la cultura como en los resultados de tu negocio. "Los empleados comprometidos van mucho más allá de los requisitos de sus trabajos, lo que significa que obtendrás más productividad y mejores resultados con respecto a lo que has invertido", comenta Ben Brooks, fundador y director de la empresa tecnológica emergente, PILOT. "Los empleados no comprometidos no solo son personas incompetentes en términos de retorno de la inversión, sino que también debilitan el sistema a nivel general, tanto a nivel de moral del equipo como de satisfacción del cliente". Según las conclusiones publicadas por Harvard Business Review, el 71 % de los entrevistados consideran que el compromiso de los empleados es muy importante para conseguir el éxito general de la empresa. No obstante, aparte de fomentar aspectos como la productividad, la moral, el desempeño y la retención, hacer hincapié en el compromiso de los empleados también genera resultados positivos para los gestores y jefes, en particular, para aquellos que están totalmente volcados en el crecimiento del equipo y de la empresa. Saber que cuentas con una plantilla de trabajadores comprometidos te permitirá confiar más en tu equipo. Gracias a ello, puedes dejarlos realizar su trabajo y conseguir sus objetivos, sin la necesidad de realizar gran cantidad de revisiones, procesos y comprobaciones para microgestionar su trabajo.

Obstáculos para el compromiso de los empleados

Tener una plantilla de trabajadores apasionados, realizados y comprometidos de forma activa no es algo que sucede como por arte de magia. Esto requiere cierta responsabilidad y algunas estrategias por parte de los jefes dentro de la organización. "El motivo por el que la moral no está más reforzada en muchas organizaciones es porque los altos ejecutivos centran su atención en otros aspectos", advierte Rodd Wagner, vicepresidente de estrategias para el compromiso de los empleados en BI Worldwide. Y afirma: "La mayoría de las empresas no dan la prioridad que deberían a la gestión, con la participación regular de los empleados, no solo basándose en supervisar la función particular del negocio". Es necesario que destaques la importancia de mejorar el compromiso de los empleados, incluso antes de que percibas que se ha mermado su moral o que han bajado su productividad. No esperes hasta que sientas que la moral está por los suelos para realizar después una encuesta sobre ello. En su lugar, es mejor actuar de manera proactiva y adelantarse a esa sensación. Siempre es mejor prevenir que curar.

5 estrategias de compromiso clave que cada gestor debe aplicar

¿Qué pasos tienes que seguir para impulsar el compromiso dentro de la organización? Existen algunas estrategias clave por las que debes empezar.

1. Sé transparente

"Si los empleados empiezan a sentirse una pieza más del puzle en lugar de miembros fundamentales de un equipo, eso les puede mermar la moral", comenta Sanchez. Como responsable, necesitas crear un entorno de trabajo transparente en el que puedas implicar a los empleados en los procesos de planificación y de toma de decisiones. Los empleados deben sentirse participantes del razonamiento que fundamenta determinadas decisiones, objetivos y otros elementos de toda la organización. En lugar de permanecer en la sombra e imponer su poder desde ahí, los responsables y gestores deben estar presentes e interactuar con sus trabajadores para demostrarles que no solo les importa el trabajo que hacen, sino también sus ideas, opiniones y sugerencias. CONSEJO: sigue los pasos de empresas como Zappos y convoca una reunión de personal o general programada con regularidad. Se trata de una oportunidad para que todas las personas de la organización se reúnan, compartan ideas y obtengan una visión general.

2. Promueve una cultura de colaboración

La colaboración y el trabajo en equipo son términos adicionales que te gustaría que los empleados usen para describir la cultura de la oficina. "Los empleados tienen más probabilidades de comprometerse con su trabajo cuando tienen un sentimiento de fidelidad con su equipo", afirma Sanchez, que también comenta que "Facilitar las actividades para trabajar en equipos puede aumentar el interés de un empleado en el éxito de todo el equipo. El equipo directivo debe establecer como prioridad la integración de estas actividades en la experiencia de los empleados, así como en los presupuestos". No solo la participación en estas actividades y los eventos ofrecen a los empleados la oportunidad de comunicarse y unirse, sino que el mero hecho de hacer hincapié en el trabajo en equipo ya puede tener un efecto positivo. "Incluso si un empleado se siente algo desconectado, las relaciones entre compañeros pueden inspirar la productividad y subir la moral", añade Sanchez. CONSEJO: ¿consideras que no tienes tiempo para organizar reuniones sociales para tu equipo? Toma como ejemplo empresas como Pinterest y forma un comité o un club cultural. Este grupo liderado por los empleados será responsable de coordinar las salidas de los empleados. Esta tarea ya no será tu responsabilidad y, además, brindará a los miembros del grupo la oportunidad de unirse.

3. Fija objetivos

Establecer objetivos con los empleados no solo es una manera eficaz de medir la temperatura constante de su nivel de compromiso, sino que tales objetivos pueden resultar muy motivadores para los empleados. De hecho, los estudios revelan que, incluso con la ausencia de incentivos económicos, la fijación de objetivos puede aumentar el rendimiento de los empleados entre un 12% y un 15%. Define objetivos cuantificables y prácticos con el personal y luego asegúrate de que debates sobre el progreso de tales objetivos con regularidad. Teniendo en cuenta que muchos objetivos individuales y empresariales abarcan un periodo de tiempo más largo —digamos 18 meses, frente a una semana—, estas conversaciones frecuentes sobre el progreso son importantes, en particular para una plantilla de trabajadores que prospera con una satisfacción constante. “En Namely, pedimos a los empleados que se marquen objetivos jerárquicos cada trimestre que sean cuantificables y basados en métricas”, comenta Sanchez, que añade que "Si los objetivos no se cumplen, puede ser un indicio de que hay que abordar la productividad y el compromiso". Sin embargo, no significa que los gestores tengan que distribuir los objetivos y asignaciones sin tener nada en cuenta a los empleados. "No olvides que el compromiso puede ser muy personal y los empleados deben desempeñar un papel importante en su propia retención", comenta Brooks, que añade "Los gestores pueden hacerlo instando a los empleados a reconocer sus propias necesidades y capacitarlos para satisfacerlas por ellos mismos". CONSEJO: ¿Necesitas ayuda para fijar objetivos? Te recomendamos que utilices los objetivos y resultados clave. Puedes encontrar más información sobre ellos aquí..

4. Comprueba con frecuencia

El compromiso de los empleados no es algo que se pueda organizar y luego olvidar rápidamente. No esperes pegar una frase atractiva sobre tu cultura en la pared de la oficia y pensar que hará el trabajo. Si los responsables esperan compromiso, también deben comprometerse, reuniéndose con cada uno de los empleados con regularidad. Durante dichas reuniones individuales con cada empleado, plantéales una pregunta sencilla y directa:
¿Te sientes comprometido?
Según la respuesta, podrás identificar algunos patrones, como determinados departamentos que se sienten sobrecargados o ubicaciones en las que se necesitan más recursos. Aunque los gestores deben asegurarse de obtener una respuesta a este tipo de preguntas, Sanchez indica que son los empleados quienes tienen que llevar la voz cantante principalmente en estas conversaciones. "Se trata de una oportunidad para que los empleados compartan con regularidad sus preocupaciones, lo que les genera estrés y sus objetivos con el equipo directivo. La regularidad es importante. Con reuniones semanales, los gestores pueden realizar un seguimiento del compromiso de los empleados a lo largo del tiempo y de los problemas anteriores”. Cuando llega el momento de entablar estas conversaciones personalizadas, los expertos en compromiso escuchan la misma queja una vez tras otra: “No tengo tiempo de sentarme con todos los que están bajo mi responsabilidad”. “Mi respuesta: tienes a demasiadas personas que te rinden cuentas", afirma Wagner. Y añade "Si no tienes tiempo suficiente para ofrecer a cada uno una atención personalizada, eso significa entonces que no puedes ejercer como gestor de forma eficaz".

5. Obtén comentarios

No cabe duda de que esas conversaciones serán esclarecedoras. Sin embargo, los responsables de la empresa deben ir un paso más allá para adoptar medidas destinadas a recopilar comentarios adicionales de los empleados, ya sean anónimos o no. Muchas empresas usan encuestas para estar al tanto de cómo se sienten los empleados. No obstante, antes de bombardear al equipo con preguntas largas y abrumadoras, ten en cuenta estos consejos de Brooks para realizar encuestas satisfactorias a los empleados:
  • Hazlas con frecuencia: “Los comentarios deben ser actuales, por lo que no debes esperar un año para escuchar lo que tus empleados piensan y sienten", comenta Brooks.
  • Deben ser concisas y sencillas: si planteas más preguntas, tendrás mucho más trabajo que hacer después de la encuesta, solo con analizar los datos. Además, habrá menos tasas de participación.
  • Aplica lo que aprendas: puede resultar obvio, pero aquí es donde fallan la mayoría de las empresas, según la experiencia de Brooks. "Si pides, también tienes que dar", advierte.
Aunque utilices métodos en línea o anónimos para recopilar comentarios, observarás que muchos empleados todavía no están dispuestos a ser totalmente honestos, por miedo a que ello repercuta negativamente en sus oportunidades laborales. No obstante, Kim Scott propone una táctica para eludir dicho problema y permitir que los empleados se sientan más cómodos a la hora de dar sus opiniones. No pidas a una persona que haga comentarios. En su lugar, pide que hagan comentarios sobre una tarea. Hablar sobre un proyecto, producto o forma de comunicación ayudará a que el empleado sienta menos miedo y presión y, además, te permitirá obtener una visión más objetiva de la raíz del problema.

Medir el compromiso de los empleados

No se puede negar que el compromiso de los empleados puede parecer intangible; de hecho, parece difícil asignar una métrica. No obstante, puedes estar seguro de que es algo que puedes medir y controlar de forma activa. Aunque Net Promoter Score suele usarse para realizar mediciones relativas a clientes, Brooks afirma que puede ser igual de eficaz para tu equipo. "Se trata de un método bien establecido e investigado que se aplica tanto a empleados como a clientes. Además, como se usa en diversas industrias de cara a los clientes, tienes menos información y confusión, ya que estás usando una medida existente". Net Promoter Score: una herramienta para medir el compromiso de los empleados Imagen de Net Promoter Network Como se ha mencionado anteriormente, controlar el progreso de los empleados en relación con los objetivos, escuchar detenidamente en las conversaciones orientadas a obtener comentarios y realizar encuestas también son métodos muy eficaces para medir el compromiso. "Una de las mejores herramientas consiste en usar encuestas frecuentes sobre percepciones y preferencias que ayuden a controlar las mejoras en términos de compromiso a lo largo del tiempo. Aunque una encuesta puede no ser tan exhaustiva como una conversación, te da datos importantes para comparar el compromiso". Sin embargo, no lo consideres como el principio ni el fin. "Advierto a mis clientes que no se centren demasiado en las métricas. Con demasiada frecuencia, la puntuación es un fin en sí mismo, en lugar de lo que realmente debería ser, es decir, información fundamental para mejorar el entorno de trabajo, para aumentar el rendimiento y la retención. Unos resultados operativos mejorados son el único indicador más importante de que las mejoras en el entorno de trabajo se están consolidando", comenta Wagner.

Conclusión

El compromiso de los empleados es un aspecto positivo. Resulta necesario para disponer de una plantilla de trabajadores productivos, realizados y fieles. Por suerte, puedes aumentar el compromiso en tu empresa de cinco formas diferentes.
5 formas de aumentar el compromiso de los empleados
Los responsables deben:
  1. Ser claros y transparentes
  2. Promover una cultura de colaboración y centrada en el equipo
  3. Fijar objetivos con los empleados
  4. Reunirse con los empleados con frecuencia
  5. Pedir opiniones constantemente
Aplica estos consejos y puedes estar seguro de que conseguirás avances en el compromiso de tus empleados. "Es importante tener en cuenta que, mientras que a las empresas les gusta llamar 'compromiso' a este estado mental, los empleados sencillamente lo denominan 'felicidad'", concluye Wagner.
Biografía de la autora: Kat Boogaard (@kat_boogaard) es una escritora afincada en el medio oeste que trata temas relacionados con la carrera profesional, el desarrollo personal y el mundo del trabajo independiente. Es columnista de Inc., escribe para The Muse, trabaja como editora profesional para The Everygirl y contribuye en medios de toda la web.
Comentarios 0